martes, 22 de noviembre de 2011

Necesitamos familia de acogida

http://amatrioska.blogspot.com/2011/11/necesitamos-familia-de-acogida.html


Necesitamos familia de acogida
Buscamos familia de acogida para esta niña.
Se llama Diana, nació el 5 de mayo de 2003. Vino a Sevilla en el verano de 2011. Por motivos de salud, su familia acogedora no la puede traer este verano, buscamos una familia que la quiera acoger en su casa, es una niña muy buena y muy dulce y necesita venir.
Te pedimos que publiques esre enlace en tu muro de Facebook para darle la mayor difusión y consigamos la familia que necesita Diana.

martes, 7 de junio de 2011

La institución de los huertos familiares colectivos en Rusia

En Rusia, cerca de las tres cuartas partes de los habitantes urbanos pasan su vida entre el departamento, el lugar de trabajo y el huerto con su "datcha" *. De abril a septiembre, millones de citadinos viven en el huerto, unos de tiempo completo, otros los fines de semana.

Hay que distinguir los huertos privados, que en la época soviética sólo podían tener los poderosos y los artistas, de la institución de los huertos colectivos urbanos. Esta institución fue creada en la época estalinista bajo la presión de la hambruna, y no ha dejado de desarrollarse. En Kazan, donde trabajamos, una asociación de huertos colectivos de reciente creación nos dice que los 220 huertos colectivos de esta ciudad cuentan en total con 120 000 parcelas. A razón de cinco personas por familia, esto nos da 600 000 personas, es decir el 60 por ciento de la población de la ciudad.

El futuro de esta institución plantea interrogantes. Las autoridades no le prestan mucho interés. Las empresas que mantenían los huertos ya no tienen los recursos para ello. La privatización se traduce en el abandono de las reglas de equidad que prevalecían en cuanto a la superficie de las parcelas y al tamaño de las datchas. El precio de la tierra aumenta. Crece la inseguridad. Muchos de estos huertos se han visto afectados por distintos tipos de contaminación. De ahí que crezca un sentimiento de inseguridad, de mayor vulnerabilidad. Una parte del futuro equilibrio de la vida de los rusos se juega por lo tanto en estos huertos colectivos, lo que los hace merecer el gran interés que nos suscita.

Una institución "democrática"

Desde la Segunda Guerra Mundial, la mayor parte de las empresas o instituciones buscaron crear un huerto colectivo para sus obreros o empleados. El terreno otorgado por las autoridades se dividía en parcelas a las que se llevaba el agua y la electricidad. Sistemáticamente se creaba una asociaciación para vigilar que hubiera un buen funcionamiento y seguridad, y recoger las cuotas para el mantenimiento de los servicios comunes. A la entrada de algunos de los huertos hay un local para los servicios colectivos. Un periódico mural recuerda las reglas y ofrece informaciones. Las asambleas generales eligen a un consejo y un presidente, que cuentan con el apoyo de un(a) contador(a).

La función económica

Estos huertos son un amortiguador de las crisis. Con los 16.4 millones de parcelas campesinas, los 14.6 millones de huertos contabilizados a mediados de la década de los 90s proveían cerca de la mitad del valor de la producción alimentaria. Se cultivan ahí todas las variedades de frutas y verduras. Se almacenan en los sótanos betabeles, zanahorias, coles, nabos y eventualmente papas. Otras verduras se procesan en mermeladas y otros tipos de conservas y se almacenan en los departamentos. También se secan o conservan distintas plantas medicinales. Los excedentes se regalan a la familia o a los amigos, o se venden en los mercados y las orillas de los caminos.

Actualmente, la mejoría de la situación económica general hace que el papel de los huertos se oriente más hacia otras funciones.

Las funciones estéticas, culturales, educativas

Antes de que broten las plantas en la primavera, se hacen germinar las primeras semillas junto a las ventanas, dentro de los departamentos, para trasplantarlas en las parcelas lo más pronto posible. Las mujeres saben plantar, cuidar, aplicar tratamientos contra las malas hierbas y los parásitos, hacer conservas, cocinar. Normalmente le corresponde al hombre construir y dar mantenimiento a la datcha, mantener en buen estado las herramientas y a menudo hacer las instaciones para los baños.

Estas actividades contribuyen a la educación de los niños brindándoles conocimientos de la agricultura, de las plantas, de la naturaleza y del uso de herramientas. Este es sin duda uno de los lugares privilegiados de transmisión de la cultura familiar a los nietos. Puede también ser un lugar de expresión cultural, por la manera de adornarlo. Algunos tocan su instrumento musical, otros pintan, etc.

Es también un lugar de reposo, de recreación para una parte de la población urbana que no puede ir de vacaciones a otros lugares. Los niños dicen que les gusta el huerto y más tarde recuerdan con placer los momentos que ahí pasaron. El interés parece disminuir con la adolescencia y después en la edad adulta, para de nuevo acentuarse al acercarse la vejez.

El huerto es también un lugar de relaciones sociales diversas, ya que propicia el encuentro entre gente de todas las capas sociales: jubilados, médicos, científicos, maestros, enfermeras, obreros, choferes, policías, artistas, propietarios de tiendas, etc. Una "relación de huerto" tiene una calidad diferente que una de vecindad en los edificios habitacionales o una de actividad profesional.

La función curativa

En un país como Rusia, que ha conocido tantos traumatismos, el huerto es un lugar de reequilibrio físico, psicológico y emocional. Muchos encuentran ahí el recuerdo de sus seres queridos ya difuntos, que participaron en el acondicionamiento de la parcela y de la casa. La actividad física que se lleva a cabo en un ambiente tranquilo permite encontrarse con uno mismo, disminuir el estrés, meditar sobre su vida, sus alegrías, sus sufrimientos. Y para quienes están todavía cercanos a la cultura campesina, es una oportunidad para retomar contacto con la tierra, con la naturaleza, con el recurso de su juventud y de sus padres.

Es sobre todo un medio para reconectarse con la tranquilidad, la paz, la belleza. Para superar las secuelas de los traumatismos históricos, no basta proyectarse hacia el futuro; también hay que desligarse de las emociones negativas y apoyarse sobre sentimientos positivos de esta índole.

martes, 25 de enero de 2011

Hijos de Chernobil

Atentado en aeropuerto de Moscú deja 35 muertos

Me apena profundamente esta noticia, sobre todo pensando que es el Aeropuerto de donde salen y llegan los peques que vienen a pasar el verano a Galicia.

Agresor sería del Cáucaso Norte y las autoridades hallaron su cabeza en el lugar. Presidente Medvedev decreto estado de alerta en todo el país y activó servicio de inteligencia.

MOSCÚ (DPA).– Al menos 35 personas murieron y 170 resultaron heridas en el aeropuerto de Domodedovo, el más grande de Moscú, en una violenta explosión provocada por un atacante suicida del Cáucaso Norte, según las autoridades locales.

“Los voy a matar a todos”, gritó el presunto islamista antes de detonar su bomba rellena de trozos de metal, según dijeron testigos.

La detonación de la carga explosiva de cinco a diez kilos de dinamita en la zona de arribos de los vuelos internacionales del aeropuerto se produjo a las 16:32 horas (08:32 de Perú) en la hora pico de tráfico aéreo, señalaron agencias rusas citando a la Policía.

El presidente ruso, Dmitri Medvedev, decretó el estado de alerta en todo el país y calificó el hecho de ``atentado terrorista’’ y activó al servicio de inteligencia nacional, el FSB.

Por su parte, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, prometió una rápida ayuda a las víctimas.

VÍCTIMAS FORÁNEAS. En tanto, la ministra de Salud, Tatjana Golikova, recorrió los hospitales donde fueron trasladados los heridos, entre los que se encuentran una actriz eslovaca, un italiano, un francés y una alemana. Las autoridades rusas también informaron de la muerte de un ciudadano británico. ``El número de víctimas irá en aumento’’, afirmó la ministra.

En los últimos años, extremistas islámicos del Cáucaso Norte –región de la que forma parte Chechenia– perpetraron atentados en Moscú.

Horas después del ataque, los investigadores descubrieron la cabeza del presunto atacante, descrito como un hombre de entre 30 y 35 años “con aspecto árabe’’. Las fuerzas de seguridad buscan en tanto a tres sospechosos que habrían colaborado en el atentado.

El denso humo y los escombros en la sala dificultaron los trabajos de rescate, según testigos. Unas 50 ambulancias asistieron a Domodedovo, ubicado a unos 45 kilómetros del centro de Moscú, para evacuar a los heridos –40 están graves– a al menos a cuatro hospitales. 

Cosas Pequeñas

Quiero que la gente rusa, que se considera una de las más buenas en el mundo, sepa que en España hay una autonomía, donde vive una gente tan parecida a nosotros. Esta autonomía se llama Galicia.
A la gente gallega le gusta ayudar a los otros, especialmente a los niños. Hay algunas asociaciones que ayudan a los niños rusos y africanos.
"Ledicia cativa”, que se traduce del gallego como "una alegría pequeña” es la asociación, constituida sin ánimo de lucro, cuya principal actividad, consiste en la acogida temporal de menores afectados por la radiación de Chernóbyl, procedentes de orfanatos, familias tuteladas o de extrema pobreza, de las diversas regiones de la Federación Rusa; en familias de la Comunidad Autónoma de Galicia.
Cado año a Galicia vienen alrededor de cuarenta niños de la zona de la radiación en Rusia. Los menores viven en unas familias españolas durante dos meses: julio y agosto. Todos los niños son acogidos por las mismas familias españolas hasta cumplir 18 años.
Pero lo que he contado es la parte formal; lo que contaré después son las impresiones, observaciones de nuestro viaje grande. Yo era la monitora de los niños y soy testigo de vista de los detalles de su vida.
En el primer lugar es el encuentro en el aeropuerto de Moscú Domodédovo. Los niños tenían que llegar a Moscú de Novozýbkov, la ciudad, donde vive la mayoría de los menores, son siete horas en tren- estaban muy cansados. Algunas horas después, cuando estábamos ya en el avión, los niños se hicieron más alegres. Durante nuestro vuelo me contaban, como pasaban el tiempo en España, y en ese momento oí por la primera vez, que los niños llamaban a las familias españolas "mi madre española”, "mi padre español”. Pensé que las familias eran amigos para los niños, no eran madre o padre.
El primer momento sentimental era cuando habíamos llegado a Santiago de Compostela. Después de 6 horas del vuelo era incomprensible, cómo los niños tenían todavía una energía para moverse por el aeropuerto. Sin embargo, cuando vi detrás de la puerta en la sala de la espera la muchedumbre enorme de las personas que reían y lloraban por la felicidad, que agitaban las manos y que trataban de discernir a través de la hendidura entre las puertas a su hijo, comprendí, por qué los niños tenían tanta energía. Son los padres españoles que los cargan de su energía. En la anticipación del encuentro los niños, que ya no llegaban por primera vez en seguida se alentaron. Los novatos en cambio estaban tímidos , pensando en qué padres se apropiarían de ellos.
Cuando fue posible ir a encontrar a los padres, los niños echaron a correr y a buscar a sus familias. ¡Vi unos abrazos!
Era agradable ver que los españoles habían llegado a encontrar a los niños rusos en familias enteras: los papás, las mamás, los abuelos, los hermanos.... Cada uno besaba por turno a su hijo en las dos mejillas (la tradición española). Los españoles preguntaban algo a los niños, los menores respondían a los padres ¡en puro español! Sin embargo los que habían llegado por primera vez, no sabían la lengua. Después de que cada familia había encontrado a su hijo, todos se fueron a sus casas.
Yo debía llamar cada día a los niños, llegados por primera vez y preguntar, cóomo estaban. En la primera semana ellos estaban superando el choque psicológico: el de llegar a un país desconocido a las personas desconocidas, que hablan una lengua desconocida, – esto es muy dificil. Cuando el niño me respondía por el teléfono, todo lo que oía era: "¡Recógeme de aquí! ¡Quiero ir adonde la mamá! ¡Quiero ir a mi casa!" Yo los tranquilizaba, les decía unas buenas palabras, que los ayudaban a ellos a estar más seguros.
Sin embargo, dos semanas después los niños me respondían que todo estaba bien. Dos idiomas: su idioma natal y aquel que se les hablaba alrededor – estas lenguas se habían mezclado en sus cabezas, y no comprendían que me respondían en español a mi pregunta en ruso. Los españoles regalan a los niños tanto amor que los niños ya en tres semanas no quieren volver a Rusia.
En dos meses los niños engordan una media de 3 kilos, en algunos casos hasta 12 y 13 kilos.
El crecimiento medio es de 2,5 cm., por cada programa, y hubo casos excepcionales de 6 y 7 centímetros en tan solo dos meses, sin olvidar que son niños y que en su estancia hacen una vida y se alimentan igual que los nuestros.
Al cabo de dos meses en el aeropuerto me encontraba con los menores otra vez. Estaban bonitos, contentos y bronceados. El peso de sus maletas enormes repletas de las nuevas ropas para el verano y el invierno, los regalos a los padres, superaba la norma establecida.
Mientras que esperábamos el aviso al registro del vuelo, todos estaban alegres, sin embargo una tensión se sentía. Es difícil describir el momento, cuando llegó el tiempo de despedirse. Unos abrazos, lágrimas... La alegría pequeña , que regalan los gallegos a los niños rusos, es la posibilidad no sólo de descansar dos meses, tener tratamiento de los médicos europeos, respirar el aire fresco y comer una comida sana, sino también la oportunidad de tener hermanos, hermanas, otros padres. Una niña durante el regreso en el avión me mostraba la fotografía con su "hermana española". Saber que alguien te necesita es una alegría real.

martes, 4 de enero de 2011

Las Fiestas en Rusia, La Navidad rusa es el 7 de enero

 La mayor celebración rusa es el Año Nuevo (1y 2 de Enero). Durante el período soviético a la gente no se le permitía celebrar las navidades y el Año Nuevo era la festividad más celebrada. La gente adorna el abeto, hace regalos para toda la familia, niños y amigos.
La Navidad rusa es el 7 de Enero. Las tradiciones de navidad se han perdido, pero con perestroyka a los rusos devolvieron la fiesta antigua. Actualmente muchas fabricas e impresas rusas acostumbren estar cerradas desde 30 de diciembre hasta 8 de enero.
El Viejo Año Nuevo (13 de Enero). Los rusos cambiaron sus calendarios después de Febrero de 1918. El antiguo calendario ruso era el calendario Juliano y el nuevo calendario ruso es el Gregoriano, que es también el que se usa en toda Europa. La diferencia entre el calendario Juliano y el gregoriano era de 13 días y después de que el gobierno soviético adoptara el Gregoriano muchas fiestas pasaron a celebrarse por duplicado: una según el calendario nuevo y otra según el antiguo.